Cuando los datos del sistema son palabra divina

Posted on Actualizado enn

Daniel Montes Delgado (*)

Un mal de nuestros tiempos es que dependemos de los sistemas informáticos para muchas cosas. No cabe duda que esos sistemas facilitan la vida moderna, pero en algunos casos la complican sobremanera y nos perjudican. Hemos tenido que informar ante el Tribunal Fiscal por uno de esos casos y queremos comentarlo para ilustrar lo que decimos.

Una empresa tuvo un error en una declaración jurada de un tributo mensual. Digamos que debía pagar como S/. 1000 y pagó solamente S/. 500. Cuando se percató del error, antes de que SUNAT hiciera cualquier cosa, porque no lo había detectado, la empresa pagó la diferencia con intereses. Hasta ahí todo bien, ya no debía un sol por el tributo. Pero, como quiera que un error en una declaración jurada es una infracción (con o sin culpa), la empresa también procedió a pagar la multa, con la rebaja que permite el art. 179 del Código Tributario (90% de rebaja si la rectificación y el pago se hacen antes de que SUNAT notifique acto alguno, como en este caso).

Sin embargo, la mala suerte seguía a la empresa, porque este pago de la multa fue errado, ya que asumió que la multa era menor y por tanto, cuando pagó con rebaja, la multa no fue pagada en la cantidad que debía. Meses más tarde, el sistema informático de SUNAT emitió una resolución de multa, por la cantidad correcta, aunque sin descontar el pago previo que la empresa ya había realizado. Ante esto, y al darse cuenta del segundo error, la empresa pagó la diferencia entre lo pagado por la multa la primera vez y lo que debía pagar con la rebaja del art. 179, pero ya no al 90%, sino solo con el 50% de rebaja, ya que según esa norma, la rebaja es tal si el contribuyente no reclama la multa y la paga al 50% antes de que se inicie la cobranza coactiva.

Pues bien, la empresa hizo el pago y se quedó tranquila, pero meses más tarde le iniciaron una cobranza coactiva por la parte no pagada de la multa, asumiendo SUNAT que la empresa no había pagado el 50%. La explicación oficial fue que, ya que el primer pago de la multa fue hecho cuando no existía el número de la resolución de multa, el sistema informático no podía asignarlo a esa resolución, por lo que el segundo pago no alcanzaba a completar el 50% y SUNAT entendía que la empresa no había querido acogerse a la rebaja. Cuando se solicitó que se hiciera esa imputación, se le dijo que la sección de cobranza coactiva no podía hacer tal cosa con el sistema.

La empresa entonces inició una reclamación, para que se haga lo que correspondía, pero enfrentó un nuevo obstáculo. Como el plazo de reclamación sin pago previo había vencido, la sección jurídica exigía el pago del saldo para tramitar el reclamo, porque el sistema así se lo exige. Como la empresa no quiso pagar lo que no debía, se le declaró inadmisible el reclamo, a sabiendas de que el reclamo solo tenía por objeto corregir la información del sistema. Ante esto, la empresa tuvo que apelar al Tribunal Fiscal, donde espera que le hagan caso en una cuestión muy sencilla: arreglar un dato en el famoso sistema.

Cosas como esta pasan no solo en el ámbito tributario, sino en cualquier otra entidad pública, e incluso, con frecuencia, en entidades privadas. Cuando el sistema tiene un error o una inconsistencia, o no puede hacer algo simple pero necesario, resulta que nadie puede corregirlo y todos se declaran incapaces o no autorizados para hacer tal cosa. En conclusión: el perjudicado es el administrado o el consumidor, que debe gastar tiempo, esfuerzo, dinero y su salud emocional, en corregir lo que la propia entidad estatal o empresa privada podría haber hecho desde un inicio. Y esto es muy frecuente, sino piense nomás en que seguramente a usted, por lo menos alguna vez, le han querido cobrar una deuda (bancaria, de servicios, de compras, etc.) que usted no tiene. La tecnología debe estar al servicio de las personas, no al revés. Y no debemos dejarnos gobernar por un sistema informático, ni creer a pie juntillas en sus bases de datos, menos aún cuando el sentido común y el sentido de justicia nos gritan lo contrario.

(*) Abogado PUCP, MBA Centrum Católica. Montes Delgado – Abogados SAC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s