Derechos adquiridos y actividades en los Ceticos

Posted on

Daniel Montes Delgado (*)

El reciente Decreto Supremo 010-2013-PRODUCE ha generado preocupación en las empresas usuarias de los CETICOS, porque incluye como actividades no permitidas de realizar en ellos a algunas que vienen siendo realizadas bajo las normas anteriores con rango de ley, al amparo de contratos de usuarias con vigencia, en muchos casos, hasta el año 2022 y con derechos adquiridos a permanecer en las zonas administradas por los CETICOS y a desarrollar actividades manufactureras sin las limitaciones del decreto supremo en cuestión.

El art. 2 del TUO de las normas con rango de ley de los CETICOS, permite a las empresas instaladas en ellos a realizar actividades de manufactura y maquila, entre otras, conforme a las normas reglamentarias respectivas. Ese reglamento es el aprobado por el Decreto Supremo 023-96/ITINCI, modificado en lo que importa a este tema, por el Decreto Supremo 005-97/ITINCI.

El art. 3 del TUO citado establecía, además, un porcentaje máximo de operaciones distintas a las que fueran establecidas por el reglamento, fijándolo en 8%, de modo que si no se superaba ese límite máximo, las empresas usuarias no perderían los beneficios tributarios del régimen promocional de los CETICOS, con la única salvedad que las empresas usuarias, por dichas operaciones diferentes, estarían sujetas a los tributos normalmente aplicables a cualquier empresa. Y, si se superaba ese límite, la empresa usuaria quedaría obligada a pagar los tributos normales no solo por aquellas operaciones, sino por la totalidad de las realizadas, incluyendo las que gozaban de los beneficios tributarios. Esto ilustra el hecho que las empresas usuarias no estaban impedidas de realizar actividades distintas a las del art. 7 del D.S. 023-96/ITINCI, sino que en todo caso quedaban sujetas a las consecuencias de superar el indicado límite.

Posteriormente, la Décimo tercera Disposición Complementaria, Transitoria y Final de la Ley 28569 derogó tácitamente el porcentaje a que se refería el art. 3 del TUO citado, derogación que fue confirmada por la Primera Disposición Complementaria Final de la Ley 29710, al señalarla expresamente desde la vigencia de la Ley 28569. Este cambio en las normas de los CETICOS no significó otra cosa que permitir a las empresas usuarias el desarrollar, sin límite máximo, actividades distintas a las señaladas en el art. 7 del D.S. 023-96/ITINCI, con la única condición subsistente de que, por dichas actividades, tendrían que pagar los impuestos normales, bajo la regla subsistente del referido art. 3 del TUO.

Lo anterior es el caso de algunas empresas, que precisamente no gozan de los beneficios tributarios, conforme a sus contratos de usuario. Cabe anotar que en el mismo sentido de que es posible a una empresa usuaria desarrollar cualquier actividad en CETICOS, se pronuncia el Informe de SUNAT Nº 371-2010-SUNAT.

Por último, la Ley 29902 estableció que los CETICOS no aplicarían los incisos a) y b) del art. 7 del D.S. 023-96/ITINCI, lo cual está en la misma línea de lo mencionado antes y establecido por las Leyes 28569 y 29710, en el sentido de darles a las empresas usuarias la mayor libertad para desarrollar actividades de manufactura sin restricciones. Y quedó pendiente, conforme a la misma Ley 29902, solamente que se aprobara un decreto supremo que fijara las actividades no permitidas, únicamente como limitación para que no se desvirtuaran los fines de los CETICOS. Así, queda confirmado que las normas pasaron de un esquema de “solo se puede hacer lo expresamente señalado” a uno completamente distinto de “solo está prohibido hacer lo expresamente señalado”. Y es bajo este marco legal que estas empresas siguen operando en los CETICOS, sin infringir ninguna norma legal y pagando sus impuestos conforme a ley, por lo que además han adquirido el derecho de seguir haciéndolo, al menos hasta el año 2022, conforme al marco legal vigente y sus contratos de empresas usuarias igualmente vigentes.

Por último, el D.S. 010-2013-PRODUCE, aunque haya aprobado una lista de actividades no permitidas en los CETICOS, atendiendo al marco legal que hemos reseñado y que estableció por un lapso prolongado un régimen de libertad de actividades, solo puede regir hacia adelante, de modo que a lo sumo podría serles de aplicación a las empresas usuarias que recién inicien actividades en los CETICOS, pero no a las que ya estaban establecidas y ya realizaban otras actividades no incluidas en el D.S. 023-96/ITINCI pero igualmente permitidas, como ya hemos visto. Sostener lo contrario equivaldría a vulnerar esos derechos adquiridos, además de desconocer el régimen legal fijado por el TUO, la Ley 28569 y la Ley 29902, que es algo que un decreto supremo, por el principio de jerarquía de las normas además, no puede hacer.

(*) Abogado PUCP, MBA Centrum Católica. Montes Delgado – Abogados SAC.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s